PÉPTIDOS NATRIURÉTICOS / INFOGRAFÍA

Anuncios

10 DE MARZO…DÍA DEL MÉDICO VENEZOLANO

ELOGIO DE JOSÉ MARÍA…

EL DE LA GUAIRA

Rafael Muci-Mendoza

 

¨Quien ha visto la Esperanza no la olvida. La busca bajo los cielos y entre todos los hombres. Y sueña que un día va a encontrarla de nuevo, no sabe dónde, acaso entre los suyos. En cada hombre late la posibilidad de ser o, más exactamente, de volver a ser, otro hombre…¨

Octavio Paz (1914-1998) El pachuco y otros extremos.

 

Ex cordis

 

¡Caramba…! Otro 10 de marzo, natalicio del doctor José María Vargas (1786-1854), el venezolano más esclarecido en disciplinas científicas que haya ocupado la presidencia de la patria a todo lo largo del acontecer republicano nacional; pero, en el día del médico venezolano su recuerdo y su figura incontenible como el agua cristalina, parece  escaparse de entre mis dedos… Me dicen que no hay nada que celebrar, que no hay nada de que alegrarse en medio de la ruina total que nos rodea y en la que estamos profundamente sumergidos. ¿Pero saben…? Sinceramente no lo creo así… Antes bien, debemos agradecer por haber tenido el ejemplo de un padre de tan elevada estatura, que siendo pozo de inagotables virtudes debe reconfortar nuestras almas y revivir nuestra fe y la esperanza en la libertad…

Vargas se formó en Edimburgo donde llegó en 1814 para iniciar estudios de posgrado asimilando ávidamente aquella cultura superior; con el correr de los años adquirió una sólida y extraordinaria formación que fomentó durante su dilatada y fecunda trayectoria, una que cultivó con apasionada vocación de servicio. A su retorno de Inglaterra, con el auxilio de una extensa, voluminosa y completa biblioteca que asimiló, como puede constatarse por sus notas de variada extensión en los márgenes de cada libro y escritas por lo general en el mismo idioma del libro (inglés, francés o español), se dedicó a reformar los estudios médicos en Venezuela; más bien podría decirse que revolucionó la enseñanza, pues con él se inició la medicina científica y al hacer escuela, echó los cimientos para su ulterior desarrollo; ese que hoy, con dolor, vemos en retroceso, mermado y lánguido por obra de sus hijos más desnaturalizados y abyectos: a partir del año 2008 cada 8 de octubre se celebra en Venezuela el Día Nacional del Médico Integral Comunitario, como un homenaje al líder revolucionario Ernesto Che Guevara, ¨quien honró su profesión siguiendo los preceptos libertarios de la justicia y la igualdad¨(Chávez dixit). ¡El colmo de la incompostura, intentar reemplazar al sabio Vargas, hombre de luces, médico distinguido, químico, mineralogista experto y botánico aprovechado, por un frío asesino, asesinado por quienes le hicieron asesino…!

Cada mañana y por más de cincuenta años le he saludado en voz baja, respetuoso y agradecido cuando su personalidad egregia me da una muda bienvenida desde el níveo mármol de Carrara a la entrada de mi hospital. Su carácter austero le hizo atesorar en su ser virtudes poco comunes: rigidez, severidad y rectitud de pensamientos y costumbres; pero también, su civismo a toda prueba contenía y guardaba el celo por las instituciones e intereses de la patria. Hombre liberado, de espíritu superior, su credo libertador le llamó a despertar la conciencia moral, la sensibilidad social y el sentido de empatía y solidaridad entre aquella masa ignara que eran sus conciudadanos, acostumbrados como en el hogaño a la penuria y al mando feroz del capataz. Si no pudo hacerlo, lo intentó con vehemencia y nos pasó el testigo en esta larga carrera de relevos para que al final de nuestras vidas lo pasáramos a los que habrían de transitar otro trecho en procura de continuar armando y amando los semilleros donde germinarán ciudadanos rectos y de valía, amantes del trabajo y de la ocupación honesta.

Bolívar comprendió el peso específico de su personalidad y le hizo suyo, sabía que era el varón que con las armas del pensamiento y la sensibilidad a flor de piel llevaría la perfección a sus extremos, así que la revolución social, técnica y científica que implantara transformaría la Universidad de Caracas retrógrada, dogmática y teológica en una democrática, imperecedera, autónoma y liberal sintonizada con el tiempo que le tocó vivir influenciado por las grandes corrientes de la ilustración y el ascenso del ser humano. Fue tan grande su epopeya, que el doctor Luis Razetti le llamó ¨el fundador de la civilización en Venezuela¨.

En memorable ocasión dijo Augusto Mijares (1897-1979) escritor, historiador y educador venezolano, ¨Vargas es una afirmación que no queremos que se extinga y por eso vamos a él, todos los años y en todos los momentos de angustia, a buscarlo en medio de nuestras aparentes negaciones. Vargas es para nosotros el componente esencial de Bolívar porque necesitamos que tenga un sentido evidente el símbolo tutelar de nuestra Nacionalidad¨.

Desde la altura de su estatua, su semblante tranquilo, sus ojos escrutadores desde profundas cuencas otean el devenir antagónico de  la salud perdida por una parte, y la injusticia social por la otra llevada a sus extremos: la enfermedad del pobre. Su mano izquierda posada sobre el corazón recto y su mano derecha llamando a la moderación de las pasiones. Su actitud toda parecería señalarnos el camino de una evolución ciudadana tras las virtudes cardinales de Platón: justicia, bravura, templanza y sabiduría…

 

 

Pero la historia muestra que las tenebrosas fuerzas de la maldad acuclilladas en la oscuridad, no mueren y siempre vienen por sus fueros, una y otra vez, a lo largo de los tiempos, trayendo consigo una horrible conjura de jactancia, cinismo, deshonestidad, impunidad, corrupción, engaño, egoísmo, una enfermiza demagogia y la inexistencia de buenos ejemplos y controles saludables que permiten la prevaricación en grandes estamentos sociales donde presidentes, ministros, magistrados, jueces, empleados públicos, empresarios pescadores en ríos revueltos, nos alejan de ese camino que él nos señalara: el camino de la honestidad y de la perfectibilidad situación que ya va para largo y que ha alcanzado más de tres lustros,…

Pero el pueblo está cansado, está indignado porque no es tonto, porque sufre, porque ha visto un pobre rey desnudo y la pérdida de la soberanía entregada a cubanos voraces, porque distingue la realidad lacerante del discurso necio, engañoso y vacuo, porque sabe del dolor de las colas para retornar a casa con las manos vacías, de los hijos muertos por la violencia sin control y azuzada por la autoridad, de las escaseces de la leche que el niño y el anciano requieren, del medicamento inalcanzable, del infante enfermo que muere de mengua, de las epidemias que campean libremente y sin contención alguna, de la vida cómoda y expuesta: los relojes millonarios en las muñecas de ministros que juraron respetar y hacer respetar las leyes, que han amasado riqueza porque al ser tocados por Chávez fueron envilecidos, porque saben que no hay poder que los detenga, y que piden a otros paciencia, que vociferan una ¨guerra económica¨ cuyos responsables son ellos mismos sin que la dureza de sus almas se conmueva con la acuciante tortura infligida a sus gobernados.

  • ¿¡Por qué disfrutan tanto viendo el sufrimiento de otros…!?

Son hombres y mujeres para poco, sin ninguna expedición, de cortos talentos e instrucción, de poca habilidad, pusilánimes, apocados, sin vigor ni resolución para emprender tarea alguna. Vea con vergüenza ciudadana los 14 ministretes de salud, hombres y mujeres por igual, escasos, no preparados, apolismados, prepotentes y hasta deshonestos arrimados sumisamente a la misión médica cubana… Noo, lo del virus zika, la fiebre chikungunya y la malaria no es con ellos. Eso es una invención, puro mito,  un accidente mediático, no existe, y al no existir no hay información ni pautas para la conducción de mujeres embarazadas, no hay vacunas para el virus del papiloma humano, anticonceptivos orales ni preservativos, ni educación para prevenir el embarazo de las niñas; eso son ellos inmersos en la deshumanización del Estado, frío e indiferente al cual permanentemente atizan. Pero por ahí nos queda la certeza de la esperanza…

 

En una escala donde amor y odio antagonizan, conforme ascendemos la escala en cualquier punto donde comencemos encontraremos más amor y menos odio, y más odio o menos amor conforme descendemos: desde esa escalinata descendente hemos llegado al fondo putrefacto. Soy optimista, acallaremos la bulla que nos aliena, la calma renacerá y reconstruiremos un mejor país con el auxilio de la  mucha fuerza que aún nos queda, la de nuestros hijos y la esperanza de nuestros nietos… Maduro y el resto de su pandilla de delincuentes deben irse, tienen que irse, les exigimos que se vayan y cuanto antes mejor, deben ceder las riendas de la patria y permitir que otros se aboquen a la reconstrucción de tanto que ha sido dañado comenzando por la moral de sus gobernados privados de orgullo y luces… Deben activarse al unísono todos los recursos que permita la constitución para desterrar la maldad comunista y ojalá lo hagamos pronto, ojalá hayamos aprendido la lección… Será la repetición de un comienzo y como dijera Goethe, «Aller Angfang ist schwer» -todo comienzo es difícil- y tenemos que repetirlo de nuevo contando con nuestros mejores hombres y mujeres…

En la alocución a su ¨Curso de lecciones y demostraciones anatómicas en la Universidad de Caracas¨, 1838 -435 páginas-, decía el eximio sabio José María Vargas: ¨Acordémonos que todas las instituciones humanas tienen como el hombre, una infancia débil, una juventud lozana, una virilidad robusta, una senectud desfalleciente y su decrepitud y perecimiento¨. La respiración estertorosa que presagia la muerte de la institución del chavocomunismo es el presagio de que habremos de comenzar  de nuevo con una infancia que sea saludable, que nos lleve a una juventud lozana de virilidad robusta, que seguros estamos se mantendrá por muchos años con el auxilio de hombres enterados, honestos y de buena voluntad…

 

Existen numerosas definiciones de salud, esa que tanto echamos de menos en medio de la ficción de felicidad y la burla del socialismo del siglo XXI, veamos algunas de ellas:

  • En el siglo III a.C., Herófilo de Alejandría (Bitinia, 335 a.C–280 a.C), famoso médico, anatomista y ejecutor de la primera autopsia, elogiaba la salud en los siguientes términos, por lo demás, típicamente helénicos, ¨La ciencia y el arte no tienen nada que enseñar, el ánimo es incapaz de esfuerzo, la riqueza inútil y la elocuencia ineficaz, si falta la salud¨.
  • Y es porque el silencio constituye el fenómeno más singular de la salud. Esa cualidad en un muy amplio sentido no admite queja, ruido o protesta. Los movimientos de cualesquier orden como la respiración, el roce de las articulaciones, la circulación sanguínea que mueve por minuto tremenda masa líquida, la función renal que filtra y regula una enorme cantidad de fluidos por minuto, los procesos de combustión interna, las mil batallas que nuestro sistema inmunológico despliega minuto a minuto, todo, todo ello se desarrolla en medio de un profundo silencio donde la pedantería no cabe como en todas las cosas de Dios. Esta característica de especial relieve es sin duda, uno de los hechos más misteriosos y sugestivos: no en balde los griegos elevaron el silencio a la categoría de divinidad: Harpócrates que también simbolizaba el sol del amanecer o del invierno, y la renovación constante, y fue quizá por ello que el gran cirujano francés, René Leriche (1879-1955), definió la salud en poética sentencia: «La salud es la vida vivida en el silencio de los órganos».
  • «La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades» (Organización Mundial de la Salud).
  • «La salud es un estado de bienestar físico, mental y social, con capacidad de funcionamiento, y no sólo la ausencia de afecciones o enfermedades y en armonía con el medio ambiente». (reformulado Organización Mundial de la Salud).
  • «La salud es un estado transitorio que no conduce a nada bueno…» -anónimo sarcástico-.

Por su parte, también existen diversas definiciones de enfermedad, veamos:

  • El término proviene del latín infirmitas que significa «falto de firmeza». Se denomina enfermedad al proceso y a la fase que atraviesan los seres vivos cuando padecen una afección que atenta contra su bienestar emocional y físico al modificar su condición ontológica de salud. Esta situación puede desencadenarse por múltiples razones, ya sean de carácter intrínseco o extrínseco al organismo con evidencias de enfermedad. Estos desencadenantes se conocen bajo el nombre de noxas (del griego nosos).
  • «Alteración o desviación del estado fisiológico en una o varias partes del cuerpo, por causas en general conocidas, manifestada por síntomas y unos signos característicos, y cuya evolución es más o menos previsible»(Organización Mundial de la Salud).

Debemos pues alentar el contento, debemos celebrar un aniversario más de nuestro amado padre porque la larga noche delictual toca a su fin, el lucero de la mañana nos invita a festejar y a pesar de tantas humillaciones y desplantes debemos estar bien preparados para la edificación de una nueva Venezuela y como el ave Fénix, nuestra medicina renacer de sus cenizas…

 

LA MEDICINA INTERNA COMO VOCACIÓN

¨Entre más grande la ignorancia, más grande el dogmatismo¨

Sir William Osler, Padre de la Medicina Interna (1849-1919)

William Osler nació el 12 de julio de 1849 en la población de Bond Head, provincia de Ontario, Canadá. Sir William Osler, ha sido el médico más influyente del siglo XX. De él se ha dicho que sirvió a tres naciones (Canadá, Estados Unidos de Norteamérica e Inglaterra) y las tres lo tuvieron por hijo.

Entre otros, el legado de Osler fue:

1) la enseñanza al lado del paciente;

2) el nuevo currículo, la educación médica y la promoción de la investigación en los estudiantes;

3) el conocimiento de la historia y el humanismo y

4) el amor a la medicina interna.

Osler no fue un innovador, pero sí un erudito y un magnífico clínico, observador atento y descriptor de la evolución natural de las enfermedades. Fue un gran profesor y un gran maestro. Quizás su atractivo más relevante residió en el encanto singular de su presencia, en la brillantez de su intelecto, en la belleza de su carácter, a veces melancólico y de su vida, y en el ejemplo que fue para sus colegas y estudiantes.

LA MEDICINA INTERNA COMO VOCACION

(Discurso de Sir William Osler)

 

 

“Observación, Auscultación, Palpación, y Contemplación”

 

IMÁGENES EN MEDICINA INTERNA

MIAMI 2012 009

REACCIÓN DE HIPERSENSIBILIDAD A LOS BETA LACTÁMICOS

artritis

ARTRITIS GOTOSA

dedos

DEDOS EN “PALILLO DE TAMBOR” – ACROPAQUIA

dedos2

DEDOS EN “PALILLO DE TAMBOR” – ACROPAQUIA

dedos3

DEDOS EN “PALILLO DE TAMBOR” – ACROPAQUIA

manos

LESIÓN DE HIPERSENSIBILIDAD PALMO-PLANTAR

manos2

LESIÓN DE HIPERSENSIBILIDAD PALMO-PLANTAR

pies

LESIÓN DE HIPERSENSIBILIDAD PALMO-PLANTAR

pierna

ERISIPELA

pie

CÁNCER EPIDERMOIDE pie2

CÁNCER EPIDERMOIDE