CONCENTRADO GLOBULAR

Contiene todos los eritrocitos de la sangre entera (Hto 65-75 %) y un número variable de plaquetas y de leucocitos. La transfusión de 1 unidad aumenta la concentración de Hb generalmente en ~1 g/dl.

Indicaciones

Anemia que requiere la transfusión de eritrocitos:

1) en pacientes hemodinámicamente estables hospitalizados observar una estrategia restrictiva de transfusiones; considerar la transfusión con Hb ≤7 g/dl (en el período posoperatorio o en caso de coexistencia de una enfermedad cardiovascular con Hb ≤8 g/dl)  o si se presentan síntomas clínicos de la anemia (dolor torácico, hipotensión ortostática, taquicardia no reactiva a perfusiones de líquidos, insuficiencia cardíaca congestiva)

2) en algunos pacientes, en caso de peligro de muerte, se deben seguir criterios de transfusión más liberales:

a) en pacientes con síndrome coronario agudo: mantener Hb 8-10 g/dl

b) en fases iniciales (primeras 6 h) de la sepsis grave, en caso de insuficiente suministro de oxígeno considerar la transfusión con el fin de mantener la Hb en 9-10 g/dl

3) en pacientes con enfermedad cerebrovascular isquémicos y también en casos de lesión traumática del cerebro con síntomas de isquemia mantener la Hb >9 g/dl, en pacientes con hemorragia subaracnoidea Hb >8 g/dl.

Contraindicaciones:

Aloinmunización con antígenos leucocitarios, hipersensibilidad a las proteínas plasmáticas.

Técnica

Si se transfunden 50 ml/min (>15 ml/min en niños) y en receptores con autoanticuerpos de tipo frío clínicamente significativos, y también en recién nacidos en caso de transfusiones de reemplazo → calentar el concentrado de glóbulos rojos con la ayuda de un equipo especial. En casos urgentes, si es estrictamente necesario, se puede transfundir el concentrado de glóbulos rojos del grupo O, y en niñas y mujeres en edad reproductiva grupo O RhD-negativo K-negativo antes de realizar el estudio del grupo sanguíneo del receptor y la prueba de compatibilidad.

Anuncios

DIABETES MELLITUS TIPO 2: DIFERENTES VALORES OBJETIVO PARA LA HBA1C

Los médicos que tratan a los pacientes con diabetes mellitus tipo 2 tienen que enfrentarse a la tarea de conciliar las recomendaciones provenientes de las diferentes instituciones médicas. Las directrices publicadas recientemente por el Colegio Americano de Médicos (ACP: American College of Physicians) añaden otro elemento a este reto, puesto que sus recomendaciones difieren de las emitidas por otras organizaciones médicas.

El informe actual del ACP incluye la recomendación de individualizar los objetivos, comentando con el paciente los daños y beneficios de la farmacoterapia y orientándolos según los valores y las preferencias del paciente, la inconveniencia y costos de los tratamientos, así como del estado de salud general y esperanza de vida.

En general, los autores recomiendan establecer el valor objetivo de la hemoglobina glicosilada (HbA1c) entre un 7 % y un 8 % y aplicar un tratamiento menos intenso cuando el nivel de HbA1c <6,5 %. Este valor objetivo es más alto que los recomendados por otras organizaciones y permite un control glucémico menos estricto.

El ACP también recomienda el tratamiento orientado a evitar los síntomas de la hiperglucemia o de la hipoglucemia en vez de dirigido hacia conseguir un valor determinado de HbA1c en los grupos susceptibles. En estas poblaciones se engloban personas con afecciones crónicas severas (enfermedades renales, EPOC o insuficiencia cardíaca congestiva), con una esperanza de vida <10 años debido a la edad avanzada (≥80 años), también aquellas ingresadas en residencias de ancianos y otras con un alto nivel de dependencia (como demencia o cáncer).

En un comentario acompanante incluido en el Journal of the American Medical Association los autores subrayan que las recomendaciones actualizadas del ACP han despertado controversias considerables. Se yuxtaponen estas directrices con las emitidas por sociedades profesionales de médicos de los Estados Unidos: la AAD (American Diabetes Association) recomienda un valor objetivo de HbA1c de <7 % y la AACE (American Association of Clinical Endocrinologists) a un nivel de ≤6,5 %.

DIABETES MELLITUS TIPO 2: DIFERENTES VALORES OBJETIVO PARA LA HBA1C

Type 2 diabetes: Different hemoglobin A1c targets. Qaseem A, Wilt TJ, Kansagara D, y cols., Clinical Guidelines Committee of the American College of Physicians, Hemoglobin A1c Targets for Glycemic Control With Pharmacologic Therapy for Nonpregnant Adults With Type 2 Diabetes Mellitus: A Guidance Statement Update From the American College of Physicians, Ann Intern Med, 17 de abril de 2017, 168 (8):569-576. doi: 10.7326/M17-0939. Epub 2018 Mar 6. PubMed PMID: 29507945.
Abbasi J., For Patients With Type 2 Diabetes, What’s the Best Target Hemoglobin A1C?JAMA, 19 de junio de 2018, 319 (23): 2367-2369. doi: 10.1001/jama.2018.5420. PubMed PMID: 29847622.

Los médicos que tratan a los pacientes con diabetes mellitus tipo 2 tienen que enfrentarse a la tarea de conciliar las recomendaciones provenientes de las diferentes instituciones médicas. Las directrices publicadas recientemente por el Colegio Americano de Médicos (ACP: American College of Physicians) añaden otro elemento a este reto, puesto que sus recomendaciones difieren de las emitidas por otras organizaciones médicas.

El informe actual del ACP incluye la recomendación de individualizar los objetivos, comentando con el paciente los daños y beneficios de la farmacoterapia y orientándolos según los valores y las preferencias del paciente, la inconveniencia y costos de los tratamientos, así como del estado de salud general y esperanza de vida.

En general, los autores recomiendan establecer el valor objetivo de la hemoglobina glicosilada (HbA1c) entre un 7 % y un 8 % y aplicar un tratamiento menos intenso cuando el nivel de HbA1c <6,5 %. Este valor objetivo es más alto que los recomendados por otras organizaciones y permite un control glucémico menos estricto.

El ACP también recomienda el tratamiento orientado a evitar los síntomas de la hiperglucemia o de la hipoglucemia en vez de dirigido hacia conseguir un valor determinado de HbA1c en los grupos susceptibles. En estas poblaciones se engloban personas con afecciones crónicas severas (enfermedades renales, EPOC o insuficiencia cardíaca congestiva), con una esperanza de vida <10 años debido a la edad avanzada (≥80 años), también aquellas ingresadas en residencias de ancianos y otras con un alto nivel de dependencia (como demencia o cáncer).

En un comentario acompanante incluido en el Journal of the American Medical Association los autores subrayan que las recomendaciones actualizadas del ACP han despertado controversias considerables. Se yuxtaponen estas directrices con las emitidas por sociedades profesionales de médicos de los Estados Unidos: la AAD (American Diabetes Association) recomienda un valor objetivo de HbA1c de <7 % y la AACE (American Association of Clinical Endocrinologists) a un nivel de ≤6,5 %.

ENZIMAS HEPÁTICAS: NO HAY ELEVACIONES TRIVIALES, AUNQUE SEAN ASINTOMÁTICAS

PUNTOS CLAVE

  • Los trastornos de la lesión hepatocelular tienden a elevar los niveles de aminotransferasas, mientras que los trastornos colestásicos causan elevaciones de la fosfatasa alcalina y la bilirrubina.
  • Las tres causas más comunes de la elevación de las enzimas hepáticas son la toxicidad por alcohol, la sobredosis de medicamentos y la enfermedad del hígado graso.
  • Otros trastornos de la disfunción hepática incluyen hemocromatosis hereditaria, hepatitis viral, hepatitis autoinmune, colangitis biliar primaria, colangitis esclerosante primaria y enfermedad alfa-1 antitripsina.
  • Las causas no hepáticas de “enzimas hepáticas” elevadas también deben considerarse. Por ejemplo, la rabdomiólisis causa elevaciones en los niveles de aminotransferasas.

Enzimas hepáticas