SIGNO DE DAHL

f1-large

Descrito en 1963 en un paciente con EPOC severo, este signo hace alusión a hipercromía e hiperqueratosis de la epidermis que aparece en los muslos del paciente que permanece por largos periodos de tiempo en la posición del trípode, es decir apoyando sus codos sobre la superficie de las piernas. También conocido como el signo del pensador, no son más que placas que se forman por la postura viciosa que adopta el paciente con ortopnea en la búsqueda desesperada de una posición cómoda para respirar y que se observa en muslos y en menor frecuencia en codos hablando de la cronicidad y severidad del cuadro.

 

Anuncios

Elogio del Hospital Vargas: Hospital Vargas de Caracas: 125 años, paradigma y símbolo de la medicina nacional… Gloria y oscuridad

Alabanza de los años pasados… El pasado 5 de julio de 2016 se cumplieron 125 años de la salida a la escena pública del amado Hospital Vargas de Caracas. Aprendamos algo de su historia… El 16 …

Origen: Elogio del Hospital Vargas: Hospital Vargas de Caracas: 125 años, paradigma y símbolo de la medicina nacional… Gloria y oscuridad

HOSPITAL….MI HOSPITAL….DONDE REALICE MI POSTGRADO E INICIÉ MIS PRIMEROS PASOS EN LA DOCENCIA

 

 

¿Un nuevo paradigma médico? o los maestros que no volverán…

Boletín de la Academia Nacional de Medicina.  Editorial Individuo de Número, Sillón IV, abril 2012 ¨ ¡Guarden la compostura y bajen la voz! Estamos pasando frente a la sala de los cardiópatas…!¨ La…

Origen: ¿Un nuevo paradigma médico? o los maestros que no volverán…

 

 

 

Elogio del arte de recetar… Un disparo a la vez y en el blanco…

La polifarmacia, prescripción o administración de muchas drogas a la vez, es un mal milenario de la medicina, presente y creciente a lo largo de los siglos, y manifestación del cientificismo médico…

Origen: Elogio del arte de recetar… Un disparo a la vez y en el blanco…

7 PRINCIPIOS MORALES DE LOS SAMURÁI

Bushidō es el código de honor de los samurái, un conjunto de reglas, recomendaciones y normas que se aplican tanto en la guerra como en la vida en general. Los samurái eran al mismo tiempo guerreros valientes y filósofos extraordinarios, se consideraban las personas más exitosas de su época.

Gi — Justicia. Siempre sé justo en tus acciones. Confía en tu propio juicio, no en el juicio de las demás personas. Para un samurái no existen tonalidades de gris al momento de evaluar el honor y la justicia, sólo existe lo blanco o lo negro, la verdad o la mentira. Cada persona honesta que tiene un alma pura, no debe temerle a la verdad.

Yu — Coraje. Álzate sobre la multitud. Ocultarse como una tortuga en su caparazón no es vida. Un samurái debe tener espíritu heroico. Es muy arriesgado y peligroso pero sólo así se logra vivir una vida plena. El coraje heroico no es ciego, vuelve al samurái inteligente y fuerte. Reemplaza tu miedo por el respeto y la precaución.

Jin — Benevolencia. Compasión y lástima. Un entrenamiento intenso vuelve a un samurái rápido y fuerte. Desarrolla un poder que debe utilizar en bien de todos. Si el destino no le muestra tal oportunidad, un samurái la encuentra por su cuenta.

Rei — Respeto, Cortesía. Un samurái no debe ser cruel y no necesita demostrar su fuerza. Incluso con su peor enemigo debe ser respetuoso. Sin esta cualidad nosotros no somos mejores que los animales. La auténtica fuerza interior se manifiesta en los conflictos.

Makoto — Honestidad, Sinceridad absoluta. Si un samurái se compromete con hacer algo, lo tiene que realizar. Nada en este mundo podrá detenerlo. No debe dar su palabra, no debe prometer nada. El simple hecho de hablar garantiza que el acto se llevará a cabo. Hablar y hacer son lo mismo. Curiosamente, el jeroglífico consta de “hablar“ (言) y ”convertirse” (成), en otras palabras, “dicho y hecho”.

名誉

Meiyo — Honor. Para un samurái sólo existe un juez que puede juzgar su honor: es él mismo. Las decisiones que toma y lleva a cabo, reflejan quién es en realidad. No puede ocultarse de sí mismo.

忠義

Chuugi — Lealtad. Un samurái responde por sus acciones, asumiendo voluntariamente la responsabilidad por sus hechos. Es absolutamente leal a su superior y es un ejemplo a seguir para sus subordinados. La palabra del hombre son sus huellas: puedes seguirlas donde quiera que él vaya. Ten cuidado a dónde vas con tus palabras.