EXPERTOS: NO TRATE HIPOTIROIDISMO SUBCLÍNICO

bmj.2019

Los adultos con hipotiroidismo subclínico no deben ser tratados con hormonas tiroideas, según una nueva directriz desde el panel Recomendaciones BMJ ‘s.

La recomendación, caracterizado como “fuerte”, se aplica a aquellos con niveles de la hormona estimulante de la tiroides elevados (pero todavía por debajo de 20 mUI / L), además de los niveles de tiroxina normales observado en dos o más pruebas consecutivas. Los pacientes pueden o no pueden tener síntomas leves a moderados.

La recomendación fue impulsado por datos de un meta-análisis de 2018, además de un ensayo EN EL 2017 de tratamiento en ancianos. El panel concluyó que “no hay importantes beneficios del tratamiento”, mientras que la posibilidad de efectos nocivos del tratamiento – incluyendo un riesgo de mortalidad potencialmente mayor – no se podía excluir.

La directriz no se aplica a las mujeres que están intentando un embarazo. Además, no puede aplicarse a aquellos con síntomas severos o adultos de 30 años o menos.

Anuncios

FARMACOTERAPIA DEL DOLOR. REGLAS GENERALES

En enfermos con dolor crónico, independientemente de la edad, se recomienda un procedimiento multidireccional que incluye farmacoterapia, cinesiterapia, terapia física, neuromodulación, psicoterapia y, en grupos seleccionados, procedimientos invasivos. En una parte de las personas ancianas la realización de algunas de estas intervenciones resulta problemática, p. ej. los problemas derivados de la limitación de la movilidad y el desplazamiento al centro donde se realizan. Por consiguiente, el método para el tratamiento del dolor más frecuentemente utilizado y más accesible en pacientes ancianos es la farmacoterapia.

La Sociedad Geriátrica Estadounidense (American Geriatrics Society, AGS) elaboró indicaciones respecto a la terapia del dolor en este grupo de edad.
Las más importantes son:
1) la elección de un analgésico siempre debe depender del balance beneficios/riesgos para un paciente dado
2) el enfermo debe ser monitorizado con regularidad en función de la eficacia de la terapia y eventuales reacciones adversas
3) el objetivo del tratamiento es alcanzar una calidad de vida óptima y aceptable
4) el paciente debe tener esperanzas reales, es decir, no esperar un alivio completo cuando se trata de un dolor presente desde hace muchos años
5) deben tenerse en cuenta los cambios en la farmacocinética y farmacodinámica de los fármacos que se producen con el proceso del envejecimiento y que pueden afectar a su eficacia, a la toxicidad y al riesgo de aparición de reacciones adversas
6) el inicio de los fármacos analgésicos en el paciente anciano deberá realizarse con dosis bajas que se irán aumentando de forma progresiva hasta alcanzar un alivio óptimo del dolor con reacciones adversas aceptables
7) debe elegirse la vía de administración de fármaco menos invasiva
8) la elección de un analgésico debe depender de las características temporales del dolor: en caso del dolor constante los analgésicos deben administrarse en intervalos regulares dependientes del período de vida media del fármaco, y en caso del dolor episódico los analgésicos pueden utilizarse “en caso de necesidad” teniendo en cuenta que en estos casos el fármaco más adecuado sería aquel con un mecanismo de liberación rápida
9) siempre deberá considerarse un tratamiento multidireccional del dolor (farmacoterapia, métodos de medicina complementaria, terapia física, psicoterapia de acuerdo con las indicaciones).

Bibliografía:

1. Abdulla A., Adams N., Bone M. y cols., British Geriatrics Society: Guidance on the management of pain in older people, Age Ageing, 2013, 42: i1-i57.
2. American Geriatrics Society Panel on the Pharmacological Management of Persistent Pain in Older Persons: Pharmacological management of persistent pain in older persons. J. Am. Geriatr. Soc., 2009; 57: 1331-1346
3. Gianni W., Madaio A.R., Ceci M. y cols., Transdermal buprenorphine for the treatment of chronic noncancer pain in the oldest old, J. Pain Symptom Manage., 2011, 41: 707–714
4. Helme R.D., Gibson S.J.: The epidemiology of pain in elderly people. Clin. Geriatr. Med., 2001; 17: 417-431.
5. Kress H.G., Ahlbeck K., Aldington D. y cols., Managing chronic pain in elderly patients requires a CHANGE of approach, Curr. Med. Res. Opin., 2014; 30: 1153-1164.
6. Lussier D.: Pain pharmacotherapy in older patients. W: Sommer C.L., Wallace M.S., Cohen S.P., Kress K., Pain 2016: Refresher Courses, 16th World Congress on Pain
7. Naples J.G., Gellad W.F., Hanlon J.T.: The role of opioid analgesics in geriatric pain management, Clin. Geriatr. Med., 2016, 32: 725-735.
8. Pergolizzi J., Böger R., Budd K. y cols., Opioids and the management of chronic severe pain in the elderly: consensus statement of an international expert panel with focus on the six clinically most often used World Health Organization Step III opioids (buprenorphine, fentanyl, hydromorphone, methadone, morphine, oxycodone), Pain Pract., 2008, 8: 287–313.
9. Rastogi R., Meek B.D., Management of chronic pain in elderly, frail patients: finding a suitable, personalized method of control, Clin. Interv. Aging, 2013, 8: 37-46
10. http://www.stat.gov.pl/gus

 

Cortesía Empendium