INFOGRAFÍA | AH1N1 INFLUENZA AH1N1: SÍNTOMAS, PREVENCIÓN Y FORMAS DE TRANSMISIÓN

Conozca cuáles son los síntomas y cómo protegerse de esta cepa del virus de la gripe que ya ha cobrado vidas en el territorio nacional.

Anuncios

PREGUNTAS MÁS FRECUENTES SOBRE LA VACUNA Y OTRAS FORMAS DE PROTECCIÓN CONTRA EL VIRUS DE LA INFLUENZA

Sociedad Venezolana de Salud Pública

25 de mayo de 2013

¿Quiénes deben recibir la vacuna contra la influenza?

El MPPS ha recomendado inmunizar a las personas mayores de 60 años y los menores de 1 año. También las personas ubicadas en grupos de riesgo que padecen enfermedades crónicas (obesidad, diabetes mellitus, enfermedad respiratoria crónica obstructiva, cáncer VIH-SIDA cualquiera que sea su edad) y las embarazadas. Los profesionales de salud son considerados personas expuestas a riesgo ocupacional.

¿Existen personas que deben tener prioridad cuando se trata de recibir la vacuna contra la gripe?

No todas las personas pueden recibir la vacuna, por eso tienen prioridad aquellas que tienen más riesgo de enfermar gravemente.

¿Dónde pueden acudir las personas a vacunarse?

El MPPS ha informado que las personas pueden acudir a los hospitales públicos, CDI y vacunatorios. No obstante no indicó los horarios ni direcciones.

En varios estados, no había disponibilidad de vacunas para adultos y para niños el día 25 de mayo.

¿Cuántas dosis de vacuna se necesitan?

Los adultos requieren una sola dosis de vacuna. Los niños de 9 años o menos se les recomienda administrar 2 dosis con una diferencia de 30 días.

¿Puede una persona alérgica al huevo recibir la vacuna contra el virus de la influenza?
La vacuna es preparada en embriones de gallina por lo que las personas alérgicas a las proteínas del huevo no deben recibirla.

¿Existen otras contraindicaciones para aplicar la vacuna?

Sí, las personas que hayan sufrido una condición neurológica poco común, conocida como Síndrome de Guillain Barré

¿Si la persona recibió la vacuna contra influenza en 2012, debe volver a vacunarse?
Las personas que fueron vacunadas contra la influenza hasta mayo de 2012 requieren ser vacunadas nuevamente porque la vacuna que recibieron las protege contra las cepas de influenza AH1N1 y AH3N2 por un año, al cabo de lo cual se reduce la protección de la vacuna.

¿Debo recibir la vacuna contra influenza si he tenido una enfermedad similar a la influenza desde 2009?

 Si la persona sufrió de influenza AH1N1 no posee defensas naturales contra la Influenza AH3N2. Así mismo, si sufrió de Influenza AH3N2 no tiene defensas contra la influenza AH1N1. En ambos casos debe recibir la vacuna contra la influenza estacional si está incluida entre los grupos de riesgo.

¿Por qué debemos tomar la gripe seriamente?

La influenza es una enfermedad seria que puede causar complicaciones graves y hasta la muerte, aún siendo causada por virus estacionales. Amerita que la persona permanezca aislada en su hogar y a acudir al médico para que oriente el tratamiento. Las personas no deben auto-medicarse.

¿Es efectiva y segura la vacuna?

La vacuna ha sido sometida a pruebas estrictas de efectividad y seguridad que permiten recomendarla como la forma más eficaz y segura de prevenir la influenza.
¿Si presento reacciones a la vacuna, qué debo hacer?

La mayoría de las reacciones a la vacuna son menores y limitadas, por ejemplo: dolor en el lugar de la inyección, fiebre o malestar general pasajero. Debe consultar a su médico que le orientará la conducta a seguir.

¿Cuánto tiempo después de recibir la vacuna empieza la protección?
La vacuna produce protección mediante la producción de anticuerpos del organismo contra el virus en 70-90 % de las personas menores de 65 años que la reciben. La protección suele ser menor en los mayores de 60 años. los anticuerpos alcanzan niveles de protección luego de 2-3 semanas después de la inmunización.

¿Existen otras formas de evitar la diseminación de la enfermedad?
Sí. Deben ponerse en práctica las medidas de higiene personal, lave de las manos con agua y jabón, recomendaciones de saludos y cortesía,  use de pañuelos descartables, use  tapaboca, cúbrase la boca y la nariz en caso de tos, limpie las superficies, aísle los pacientes en su casa.

¿Si tengo influenza debo asistir a mi trabajo o a mi colegio?

No. El período de contagio puede extenderse unos 7 días después del comienzo de los síntomas en los adultos, y hasta dos semanas en el caso de los niños.

¿Cuáles son las medidas de aislamiento que debo aplicar si tengo influenza?
Las personas con síntomas deben permanecer en reposo en su casa. No deben compartir la habitación o la cama con otras personas. Deben hacer uso de utensilios de comida, vasos y platos para uso personal. Deben usar tapaboca y lavarse las manos con frecuencia. Los cuidadores deben usar tapaboca y también lavarse las manos frecuentemente. Ventile la habitación y la vivienda.

¿Se recomienda el uso de remedios naturales (como la medicina “complementaria” o “alternativa”) para prevenir el virus de la influenza?

No. Tales remedios no contribuyen a mejorar a los enfermos y pueden producir efectos secundarios y reacciones indeseables.

¿Cuándo debo acudir al médico?

Si los síntomas de la enfermedad son intensos o duran un período mayor de 48 horas, la persona debe acudir precozmente a su médico que orientará la conducta a seguir.


¿Quiénes deben usar medicamentos antivirales?

El médico tratante indicará los medicamentos antivirales en los casos que estén recomendados. Las normas del MPPS recomiendan el uso terapéutico de antivirales en aquellas personas que padecen la enfermedad y su efectividad esta comprobada para reducir la intensidad de los síntomas y su duración, siempre que se use precozmente, en las primeras 48 horas después del comienzo de los síntomas. Cuando hay carencia de antivirales, su uso esta limitado a las personas con enfermedad severa y complicaciones. Además, los antivirales pueden usarse en forma profiláctica o preventiva, por ejemplo: exposición directa de personas susceptibles no protegidas, embarazadas, cuidadores y profesionales de salud. El medicamento de elección es el Oseltamivir.

¿Cuánto tiempo después de enfermar puedo reanudar mis actividades normales?
Por lo general, las personas adultas pueden reanudar sus actividades una semana después del comienzo de los síntomas. Los niños podrán reincorporarse a sus actividades docentes 10 a 14 días después.

 

IN MEMORIAM . DR. CARLOS ALBERTO MOROS GHERSI

Dr. José Oletta

Sociedad Venezolana de Medicina Interna

XIX Congreso Venezolano de Medicina Interna

Caracas, 21 de mayo de 2013

Dr. Carlos Alberto Moros Ghersi 15-4-1934 – 9-1-2013 MAESTRO DE MAESTROS

 

In Memoriam

De la utopía a la realidad…

 

 

Con profunda gratitud acepté la honrosa invitación que me realizara el Dr. José Antonio Parejo, Presidente de la Sociedad Venezolana de Medicina Interna, para hacer una semblanza del Maestro Carlos Alberto Moros Ghersi; extraordinario venezolano, educador, médico y admirado amigo, ex Presidente de la Sociedad Venezolana de Medicina Interna, lamentablemente fallecido el 9 de enero de 2013.

 

Sería imposible en estas breves líneas recoger toda la extensa y fructífera obra realizada por el incansable Maestro, por lo que me dedicaré a destacar en esta oportunidad  solo algunos momentos de vivo recuerdo para mi, que ayudaron a forjar mi espíritu y que quiero compartir con ustedes. Estoy agradecido con Pilar, su esposa y sus hijos, por la confianza que depositaron en mi, al  recibirme en su casa y compartir información y fotografías de su pertenencia que me permiten ilustrar mejor esta semblanza.

 

En 2010, al cumplir los primeros 25 años de fundada la Revista de la Sociedad Venezolana de Medicina Interna el Dr. Carlos A. Moros Ghersi, su creador y editor jefe por muchos años, escribió un Editorial que tituló: ¨De la utopía a la realidad¨… (1) Este título más allá de relatar la vida de esa importante publicación científica, sus dificultades para sobrevivir y cumplir con su misión de ser el órgano de divulgación de la SVMI, era una metáfora de lo que el Maestro Moros Ghersi  escogió como modo de vida y de lo que mediante una tenacidad sin par, gracias al Creador, pudo alcanzar.

 

Había nacido en los Teques el 15 de abril de 1934 en el seno una honorable familia, su padre, eminente médico Dr. Teófilo Moros Colmenares y su madre la Sra. Luisa Ghersi Grisanti de Moros.  Dos de sus hermanos también se dedicaron al arte de la medicina. Sus primeros años de formación se realizaron en su ciudad natal, cursó primaria en la Escuela Federal Guaicaipuro y en el grupo escolar República del Paraguay y la secundaria en el Liceo San José de Los Teques.

 

Desde joven sabía muy bien el significado de ¨utopía¨,  como representación de un mundo idealizado que se presenta como alternativa al mundo realmente existente, mediante una crítica de este. El término utopía fue concebido por Tomás Moro en su obra Dē Optimo Rēpūblicae Statu dēque Nova Insula Ūtopia, donde Utopía es el nombre dado a una isla y a la comunidad ficticia que la habita cuya organización política, económica y cultural contrasta en numerosos aspectos con las sociedades humanas de su época.(2)

 

Las  inquietudes juveniles del Dr. Moros Ghersi y sus estudios universitarios transcurren en tiempos de dictadura, entre los años de 1952 y 1953 inició sus estudios de medicina en la Universidad de los Andes ya que la Universidad Central se encontraba cerrada. Luego se traslada a la UCV y entre 1953 y 1958 los desarrolla y culmina. Obtuvo así el título de Médico Cirujano como integrante de la promoción Dr. Leopoldo Briceño Iragorry. Fueron tiempos de distopía, de pérdida de libertades que contribuirán a forjar su espíritu y voluntad y acentuaron su vocación profesional.

 

Comenzó su actividad asistencial como residente en el Hospital antituberculoso Padre Cabrera de Los Teques; luego en el Alma Mater de sus estudios clínicos, el hospital Vargas de Caracas, tuvo la oportunidad de nutrirse con el ejemplo, el conocimiento y las experiencias de extraordinarios maestros de la talla  de Otto Lima Gómez, Enrique Benaím Pinto, Miguel Ron Pedrique, Rafael Hernández Rodríguez, Carlos Gil Yépez, Gilberto Morales Rojas, cuyas inquietudes, profesionales, científicas, culturales, políticas y humanas contribuyeron a su decisión de consagrarse a la docencia médica, actividad que desarrolló por más de 50 años, hasta sus últimos días con una admirable vocación de Asclepíade. Muy joven había mostrado con éxito sus habilidades como profesor de biología y química en el Liceo de los Teques. Desde entonces, no aceptaba ser un simple espectador, deberá actuar sobre la realidad y promover su cambio. Este reto lo impulsará durante su fructífera vida.

 

La docencia, la búsqueda de la verdad, la transmisión de conocimientos, el debate de las ideas, la producción de nuevos conocimientos y su divulgación serían junto con el ejercicio de la medicina, fundamentalmente institucional, su norte, el camino para dar sentido a su vida intelectual, en la necesidad y la búsqueda de un mundo mejor, más solidario y más justo. No podía ser en otra forma ese mundo ideal, -según la concepción clásica de Platón, para la satisfacción y felicidad de todos, debía ser un mundo justo-, en él debería reinar la justicia. Sin lugar a equivocarme esta será una de las líneas vitales que recorrería  el Maestro Moros Ghersi.

 

De alumno destacado de postgrado entre 1959 y 1961, pronto pasará a ser profesor de la cátedra de Clínica Médica y Terapéutica A y Adjunto al Servicio de Medicina III donde desarrolló una importante labor asistencial siendo Jefe de la Sala 7. Con dedicación y constancia fue construyendo su sueño personal, sus ideales, que compartió con sus compañeros y amigos de los servicios y cátedras del Departamento de Medicina del Vargas: Estela Hernández, Herman Wuani  Ettedgui, Pedro Febres Villasmil, Félix Eduardo Castillo, Otto Osorio y otros notables médicos, que formaron parte del grupo promotor de la ¨familia de la naciente Escuela de Medicina Vargas¨.

 

De su unión matrimonial con Pilar Gonzalo, nacerán 4 hijos y 9 queridísimos nietos que lo colmarán de felicidad. Pilar será su compañera inseparable y apoyo espiritual, con quien compartirá  sueños, inquietudes, dificultades y éxitos. Alterna su rica vida familiar con sus nuevas  y múltiples actividades y responsabilidades académicas que le permitirán poner en práctica sus habilidades clínicas, a perfeccionar el juicio clínico y su capacidad diagnóstica mediante el fuerte influjo de los enfoques anatomopatológico, fisiopatológico y  social del hombre enfermo. Por eso se entiende su interés en promover reuniones y discusiones anatomoclínicas del Departamento de Medicina del hospital Vargas,  como uno de sus métodos preferidos de enseñanza, que reproducirá luego en diversas instituciones.

 

Entre 1969 y 1970 cursó estudios adicionales de especialización en la Universidad de Londres (Institute of Cardiology and Institute of Diseases of the Chest), regreso a Caracas y en una carrera siempre ascendente llegó a ser profesor titular de la UCV. Fue profesor del curso de Postgrado de Medicina Interna del Hospital Vargas, Coordinador del mismo a partir de 1971, representante profesoral ante el Consejo de Escuela y luego Director de la Escuela Vargas entre 1972 y 1975.

 

El Dr. Moros desempeñó múltiples responsabilidades en diferentes Comisiones de la Escuela Vargas y la UCV. Fue electo Decano de la Facultad de Medicina de la Universidad Central de Venezuela para el período 1975-1978, representante de los profesores en el Consejo Universitario de UCV entre 1978 y 1980. Más allá de la práctica de la medicina y de la docencia clínica, en estas nuevas responsabilidades supo desarrollar sus habilidades naturales de liderazgo, su capacidad de entusiasmar, de avanzar en proyectos innovadores, de gran pertinencia social, que impulsó incesantemente, mediante la extensión universitaria y multiplicó proyectos y alianzas interinstitucionales de alto contenido cultural, científico y técnico.

 

En esta etapa se desempeño con éxito en cargos de altas responsabilidades, transitó desde la visión novelada o ficticia de la utopía juvenil hacia una función orientadora; estaba preparado para proponer y aplicar reformas, a señalar la dirección que debían tomar las políticas institucionales y luego las políticas nacionales en educación y en especial, en educación médica y en educación superior universitaria.

 

En 1980 fue elegido como el 75· Rector de la época republicana de la UCV, desempeñó su cargo con valores democráticos siempre presentes. Entrañable protector de la autonomía universitaria, demostró con su desempeño que con diligencia, talento, ponderación y respeto por todas la opiniones e ideologías, era factible realizar una gestión admirable. Estos ideales lo acompañaron durante toda su vida. Supo, además, sortear con habilidad, mezquindades y engaños que enturbiaban la vida universitaria y no pudieron opacar su obra. Respondió con magnanimidad a quienes intentaron ofenderle. Cuatro años  de gestión le bastaron para crear y fundar la Comisión de Extensión de la UCV, la Comisión de Estudios interdisciplinarios, el Proyecto Amazonas, el Programa de Alfabetización y el Programa Interuniversitario de Estudios Latinoamericanos, fortaleció la Comisión de Cultura, incentivó al deporte y el debate de ideas,  aprobó el Convenio de Trabajo y fundó “Hora Universitaria” periódico de la UCV. Entendió la cultura como un instrumento para la relación universidad-comunidad. (3)
Estaba consciente de la importancia de la comunicación para la sociedad, por lo que al momento de presentar el primer boletín de esta publicación expresó: “Hora Universitaria será la voz más alta de la Universidad y permitirá expresar en sus diversas secciones, la opinión reflexiva de los integrantes de la comunidad universitaria”. Por otra parte, apoyó la creación de la Cátedra Pío Tamayo, importante proyecto académico que impulsó ideas innovadoras para la Venezuela de su época. Para el logro de estos éxitos, contó con el apoyo de un formidable equipo rectoral, constituido los profesores Ángel Hernández, Vice Rector Académico, Carmelo Chillida, Vice Rector Administrativo e Ildefonso Pla Sentis, Secretario.

 

Desde entonces el Maestro Moros Ghersi, puso todo su conocimiento y experiencia, para impulsar la función valorativa de la utopía, contribuyó a orientar los sueños en que se desenvolvía la sociedad venezolana en las últimas cinco décadas, su transición, sus valores fundamentales, los obstáculos que estos encontraron para materializarse y para comprender mejor el mundo en el que vivimos.

Al culminar su labor en el rectorado de la UCV, a partir de 1984, fue elegido Presidente la Sociedad Venezolana de Medicina Interna, cargo que desempeñó por dos períodos, hasta 1988. Tuvo una destacadísima actuación en la vida de la Sociedad,fundó la Revista “Medicina Interna”, órgano oficial de la Sociedad, de la que fue su editor durante 13 años. El primer número fue publicado el 12 de abril de 1985. En 1987 fue incluida en el Index Medicus Latinoamericano. Dentro de la Sociedad se mantuvo muy activo hasta el final siendo el Coordinador del Comité de Educación, impulsó el Club de Medicina Interna y el Club de Imágenes. Fue un incansable promotor de la Medicina Interna Nacional. Destacan por su trascendencia algunos de las iniciativas y documentos fundamentales publicados bajo su gestión: organizó en 1984 un Seminario Nacional sobre “La enseñanza de postgrado de la Medicina Interna en Venezuela. Fundamentos y Organizaciones”, demostrando los aspectos académicos, docentes y de formación del Internista. Así mismo, constituyó una Comisión Permanente para el estudio de los postgrados del país, y se creó la Comisión para el Estudio de la Arteriosclerosis. La primera encuesta nacional sobre las actividades de los Internistas la realiza en cooperación con Félix Eduardo Castillo e Israel Montes de Oca, el 13 de mayo de 1986. Estimuló las Jornadas de Egresandos de los Postgrados de Medicina Interna del Área Metropolitana organizadas por la SVMI: Actividad ideada e iniciada  por el Dr. Eddie Kaswan y su Directiva en 1982. Esta actividad se ha cumplido ininterrumpidamente por 30 años y ha promovido la investigación Clínica en los Postgrados Universitarios. Hoy lleva el epónimo del Dr. Moros Ghersi en reconocimiento a su apoyo incondicional. (4) Uno de sus escritos fundamentales: ¨La concepción fenomenológica en el origen del nombre Medicina Interna¨, recoge su visión sobre la doctrina de la Medicina Interna como especialidad clínica. (5)

El 24 de junio de 1987, la S.V.M.I, presentó una notable Ponencia en el XI Congreso Venezolano de Ciencias Médicas realizado por la Academia Nacional de Medicina, en Valencia, cuyo titulo fue “El papel de la Medicina Interna en los diferentes Equipos de Salud”, coordinada por el Dr. Moros Ghersi. Constituye esta Ponencia la posición de la Sociedad, ante la crisis permanente de la Salud en Venezuela, una parte de ella, se tituló “La Medicina Interna y el Anteproyecto de la Ley Orgánica del Servicio Nacional de Salud”. (6)

 

Su interés por el desarrollo de los Posgrados Universitarios y en especial los Posgrados de Medicina Interna en cuyo diseño, organización, gestión y evaluación participó, fue recogida en numerosas publicaciones y ponencias, entre ellas la recopilación histórica del Posgrado de Medicina Interna entre 1959 y 1996 (7) y la de los postgrados universitarios en la UCV y en Venezuela durante 60 años. (8)

 

Participó activamente en numerosas sociedades científicas: la Sociedad de Médicos y Cirujanos del Hospital Vargas de Caracas que presidió en el período 1972 y 1973, la Asociación Venezolana de Ateroesclerosis, fue su Presidente entre 1988 y 1990 y más recientemente Gobernador del capítulo Venezolano del American College of Physicians en el período 2005-2009. Su labor fue reconocida y premiada internacionalmente por el desempeño del Capítulo Venezolano. Fue miembro del Consejo Consultivo del ACP, y fue distinguido con el máximo reconocimiento a un miembro, el grado de Master, en abril de 2010.

Su extensa obra escrita incluye 89 participaciones en conferencias, sesiones de presentación de trabajos científicos, simposios, cursos, discursos y coordinación de eventos; realizó 103 publicaciones y mantuvo una intensa actividad editorial y artículos de opinión en la prensa nacional.

 

Destacan en su obra, otras importantes contribuciones sobre educación médica como: La importancia de la integración Universidades-Ministerios de Salud en la educación continua del médico general, (1983). (9) El futuro de la enseñanza de la medicina (1992) (10) El enfoque clínico y el manejo del paciente en el siglo XXI en el contexto de los avances de la medicina (2000). (11)

En vida recibió numerosos reconocimientos: fue designado miembro honorario del Hospital Vargas en 1984 y del Hospital Universitario de Caracas en 1986, Recibió los máximos honores que concede la Universidad Central de Venezuela. En octubre de 2008 fue acreedor del Premio a la Excelencia (Mención Sociedad Venezolana de Medicina Interna), otorgado por la Red de Sociedades Científicas Médicas de Venezuela y fue reconocido por la SVMI como el Internista del Año (Mención Nacional) en 2011. (12)

 

Disfrutó del arte la conversación, sabía escuchar con atención, era tolerante y caballeroso; sabía debatir respetuosamente con sus interlocutores y defendía sus ideas con decisión; era poseedor de un fino humor y cultivó la amistad,  los placeres de la buena lectura, de la música, de la mesa, de la cultura y de los viajes. Estos los planificaba con la familia y atesoraba cuidadosamente las fotos en álbumes que preparaba para cada uno de sus hijos, con comentarios manuscritos de su rica vida familiar. Sin duda, su mayor tesoro. Fue un constructor de consensos y acuerdos. Nunca contribuyó a confrontaciones inútiles ni a luchas ocultas por el poder. Atributos personales que enriquecieron su personalidad y  multiplicaron sus relaciones humanas y amistades y le ganaron gran respeto.

 

Como hombre público el Dr. Moros Ghersi fue electo Senador del Congreso Nacional por el estado Miranda para el período 1993-1998, Presidente de la Comisión de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología del Senado 1993-98, Presidente de la Comisión Bicameral de Educación en 1997, miembro de las Comisiones de Salud y Ambiente del Senado 1994-98 y Presidente del Comité Mirandino de Educación, Ciencia y Tecnología 2000-2004. Fue co-redactor de la Ley de Ciencia y Tecnología; promotor y co-redactor de dos proyectos de Ley de Educación Superior que fueron discutidas y no aprobadas por el Congreso de la República, instrumentos legales que tenían como eje central garantizar el principio de justicia distributiva mediante la integración del subsistema de educación  superior que permitiera la movilidad horizontal y vertical del educando y lograr así la  atención de  la demanda y la equidad del ingreso, evitando la deserción y preservando la excelencia.

En las últimas dos décadas, sus actividades estuvieron signadas por la función esperanzadora de la utopía, cultivada por su espíritu incansable. Para algunos filósofos, el ser humano es esencialmente un ser utópico. Por un lado, surge la necesidad de imaginar mundos mejores, necesidad exclusiva de la especie humana y, por otro, esta necesidad se presenta de forma inevitable. El hecho de ser libres, de poder soñar con lugares mejores que el que nos rodea y de poder actuar en la dirección de estos deseos está íntimamente conectado con nuestra naturaleza utópica. Ésta es, además, la que justifica el hálito de esperanza que siempre permanece en los seres humanos: por muy injusto y desolador que sea el propio entorno, siempre resultaría posible imaginar y construir uno mejor. Por eso los documentos que elaboró en esta última etapa de su vida y las iniciativas que llevan su firma o en las que participó, más allá de señalar la crítica justa, valiente, constructiva y oportuna, contienen un mensaje de convicción, de esperanza por una sociedad, por una universidad, por una profesión dedicada a proveer bienes a las personas y en especial el papel trascendental que la Medicina Interna puede aportar en los sistemas de salud, en la promoción, la prevención, el cuidado y la recuperación de la salud de las personas adultas con una visión holística de la práctica de la especialidad.

 

Advirtió el Maestro Moros Ghersi, en varios de sus últimos escritos,  sobre las amenazas que envuelven a nuestro país; coincidiendo con la visión del filósofo Karl Popper, señaló el peligro que encierran las utopías. Este autor centraba su crítica básicamente en La República de Platón (13), ésta crítica es extensiva a casi todas las utopías posteriores. Por muy paradójico que parezca, este mundo feliz y perfecto puede convertirse en el más terrible y totalitario de los Estados. La creencia y el convencimiento del carácter ideal y perfecto de un sistema político llevan irremediablemente a la intolerancia respecto a cualquier otra propuesta. ¨Considerar esta organización humana la más beneficiosa, produce que cualquier opinión en contra, cualquier oposición, sea vista como una amenaza para la supervivencia de la utopía y, en consecuencia, sea apartada del panorama social, para bien de la comunidad¨.

 

Las desviaciones y los errores del gobierno nacional al promover y estimular un sistema de educación superior paralelo e ideologizado, que reproduce el modelo cubano y excluye a las Facultades y Escuelas de Medicina del país con mayor experiencia en educación médica, del diseño, organización, gestión y evaluación de la carrera y el Programa Nacional de Medicina Integral Comunitaria fueron denunciados desde julio de 2007 por el Dr. Moros Ghersi, quien contribuyó decisivamente en la redacción de las declaraciones públicas realizadas por numerosos profesores universitarios desde esa época, en las que destacaba la importancia de la libertad de opinión y el respeto del pluralismo necesarias para la generación de conocimientos y la formación de competentes profesionales de la salud en una sociedad democrática. (14)

Por eso, en una de sus últimas actuaciones públicas, en un memorable discurso como orador de orden ante el Paraninfo de las Academias el 4 de julio de 2012 con motivo del homenaje a las Universidades, afirmó con convicción: “La historia señala que en todos los casos en los cuales se ha querido someter a la Universidad a la ideología o pensamiento que priva en un gobierno dado, esa actitud ha llevado a los grandes fracasos y al deterioro de los países. Por intentar dominarlas se le quita al pueblo la posibilidad de que los conocimientos transformen la sociedad”. (15)

 

Con entusiasmo, coordinó en 2012 la Comisión Redactora de la Ponencia sobre Educación Médica, del documento: Educación Universitaria de las Academias Nacionales (16) en la que gentilmente nos invitó a participar el Dr. Rafael Muci Mendoza, médico internista y Presidente de la Academia Nacional de Medicina. Este documento es esencial para valorar la importancia de los estudios médicos en Venezuela, sus retos y propuestas para atender los numerosos retos de salud de la población y particularmente las limitaciones identificadas en la evaluación de la enseñanza de la medicina fuera de las escuelas universitarias formales, para la formación de médicos integrales comunitarios. Probablemente fue su última publicación.

 

Hoy le rendimos tributo a su memoria, lo recordamos como un hombre excepcional, lleno de virtudes y perseverante, que estuvo dedicado al servicio público. Ser médico implicó que entre sus intereses resaltara el empeño por el bienestar de los venezolanos. Eso sí, un bienestar integrador, no únicamente ligado a la salud física, sino como personas y como ciudadanos. El Maestro Moros Ghersi recibió del Creador un don que generosamente compartió,  pudo completar el ciclo de la metáfora: trascendió; pudo hacer realidad muchos de sus sueños; con su abnegada esposa Pilar procreó una bella familia y los colmó de amor; de ellos se sentía muy orgulloso. Superó los obstáculos de la época, comprendió con humildad las limitaciones humanas, mitigó el sufrimiento de los enfermos y con templanza enfrentó los propios. Como educador supo inspirar a muchos de sus discípulos, fue generoso, disfrutó de los logros de compañeros y discípulos como si fueran suyos; con su ejemplo y rectitud nos estimuló a respetar y a seguir construyendo nuestras instituciones, a honrar la verdad, a buscar la sabiduría como inculcaba Tomás de Aquino, a ser mejores profesionales, mejores ciudadanos y mejores personas.

 

Maestro Moros Ghersi, puede usted descansar tranquilo, su siembra fértil produjo frutos. Tenemos el compromiso de no abandonar sus ideales, que ahora son los nuestros.

 

José Félix Oletta L.

 

Referencias

1.     Moros Ghersi CA. Editorial. De la utopía a la realidad: 25 años de la Revista ¨Medicina Interna¨ Med. Intern. (Caracas) 2010; 26 (1): 1-2.

2.     Moro Tomás. Dē Optimo Rēpūblicae Statu dēque Nova Insula Ūtopia  1516. Consultado en:http://www.calameo.com/books/0003157750ed14de38b6b

3.     Universidad Central de Venezuela. Hora Universitaria. Falleció el Ex Rector de la UCV, Carlos Alberto Moros Ghersi. 9-1-2013.

4.     Montes de Oca I, Leamus A, Kaswan E y Armas P.Historia de la Sociedad Venezolana de Medicina Interna. Revista de la Sociedad de Med Intern. (Caracas) 1996; 12 (1)

5.     Moros Ghersi, C.A. La concepción fenomenológica en el origen del nombre Medicina Interna” Med. Intern. (Caracas) 1987; III: 3-12.

6.     Ponencia: El papel de la Medicina Interna en la integración de los equipos de salud. XI Congreso Venezolano de Ciencias Médicas. Academia Nacional de Medicina. Gaceta Médica de Caracas. Valencia,1988.

7.     Moros Ghersi CA, Vargas Arenas RE, Martínez Iturriza L, Essenfeld de Sekler E. Historia de la enseñanza del Posgrado de Medicina Interna en Venezuela (1959-1996) Med. Intern (Caracas) 1996, 12(1) 23-31.

8.     Moros Ghersi CA. Sesenta años del inicio de los posgrados universitarios en la UCV y en Venezuela. Med. Intern. (Caracas) 2001; 17 (3): 131-134.

9.     Moros Ghersi CA. Importancia de la integración Universidades-Ministerios de Salud en la educación continua del médico general. (1983) IX Reunión de Ministros de Salud del Área Andina. Bogotá, Colombia. P:34

10.  Moros Ghersi CA. El futuro de la enseñanza de la medicina (1992) Rev. Fac. Med. 15; 2: 157-171.

11.  Moros Ghersi CA. El enfoque clínico y el manejo del paciente en el siglo XXI en el contexto de los avances de la medicina (2000) Arch. Hosp. Vargas. 2000; 42 (4): 299-304.

12.  Sociedad Venezolana de Medicina Interna. Noticias. 21 de octubre de 2008 y octubre de 2011.  www.svmi.web.ve

13.  Platón. La República. La Editorial Virtual Edición electrónica. Buenos Aires. 2006.http://www.laeditorialvirtual.com.ar/pages/Platon/LaRepublica_00.html

14.  Declaración de los Educadores Médicos. Aula Magna de la UCV. 18 de julio de 2007.

15.  Moros Ghersi CA. Discurso de Orden. Homenaje a las Universidades en ocasión de los doscientos noventa años de la fundación de la Real y Pontificia Universidad de Caracas. Palacio de las Academias, 4 de julio de 2012. En: Portal de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales. Moros Ghersi, Duque Corredor y León: La Universidad es Venezuela . 25 de julio de 2012. http://www.acfiman.org

PREGUNTAS COMUNES Y MEDIDAS DE PREVENCIÓN DEL AH1N1

22 de mayo 2013 – 07:07 pm

Con información de: Servicio de Infectología del Hospital JM de los Ríos, Caracas Venezuela/ Medicina Tropical Escuela Luis Razetti, Universidad Central de Venezuela/ Centro de Prevención y Control de Enfermedades en Estados Unidos (CDC) 


¿Qué tan contagioso es el virus AH1N1?
Es un virus altamente contagioso. El virus sobrevive en superficies inanimadas (muebles, paredes, objetos) hasta 48 horas. El período de incubación es de 1 a 4 días, y las personas contagiadas pueden transmitirlo desde 4 días antes del inicio de los síntomas, hasta 7 días después de haber presentado las primeras manifestaciones de la enfermedad.
Los síntomas suelen durar de 5 a 7 días en adultos, mientras que en niños, pueden extenderse más de 10 días.

¿Cómo se transmite?

El virus se encuentra en las vías respiratorias altas y se transmite por gotas (al hablar, toser, estornudar) o por contacto (si la persona con el virus se toca la nariz y boca con la mano, y luego saluda de contacto o toca una superficie donde pueda sobrevivir el virus.

¿Cómo prevenir el contagio del virus AH1N1, gripes y otros tipos de influenza?
*Distancia social: Hay que mantener una distancia aproximada de dos metros con personas que tosan o estornuden. En tiempos de brote de influenza, es recomendable que las personas con infección respiratoria pasen sus cuadros en casa, para disminuir la propagación del contagio en oficinas o lugares de trabajo y estudio.

Las personas deben evitar los saludos de contacto (besos o dándose las manos) principalmente si presentan síntomas gripales o su interlocutor los tiene.

*Lavado frecuente y adecuado de manos: Medida de higiene fundamental para evitar diseminación de virus y bacterias.  El lavado de las manos debe realizarse, previo retiro de joyas, antes de preparar o manipular alimentos, antes de comer, cada vez que se sale del baño, al bajarse de un transporte público, tras asistir a sitios concurridos y después de jugar con mascotas y cambiar pañales a un bebé. También, debe hacerse al tocar un objeto que guarde relación con sangre, orina, saliva, heces fecales y secreciones nasales.  Es recomendable lavarse las manos, asimismo,  luego de tocar computadoras compartidas, usar billetes, hablar por teléfonos públicos y colocarlas sobre los pasamanos.

Las manos se lavan mojándolas, frotando con fuerza y con jabón antibacterial todas las caras, debajo de las uñas y los espacios entre los dedos. Luego; se enjuagan y se secan, preferiblemente con toallas desechables, según lo apunta en su página web el Instituto Nacional de Salud Pública de México. Recordemos que fue en este país donde en abril de 2009, surgió la pandemia de AH1N1.
Si no tiene la posibilidad de lavar frecuentemente sus manos, puede utilizar los geles antibacteriales comerciales, que son de fácil traslado en carteras o bolsos cotidianos, y proceder al limpiado adecuado de las manos según las circunstancias antes descritas.

*Cubrirse la nariz y boca al estornudar y toser: Las personas que tosen o estornuden deben hacerlo cubriéndose la boca o la nariz, preferiblemente con pañitos desechables, para evitar que queden partículas del virus circulante en pañuelos. Asimismo, deben evitar tocarse los ojos y nariz y manipular otros instrumentos luego de haber tosido o estornudado y sin lavarse las manos.

*Evite compartir objetos personales como vasos, tazas y cubiertos.

*Ventilar áreas cerradas.

*Guarde reposo si tiene síntomas de gripe. Duerma solo en una habitación ventilada y con la puerta cerrada. Evite compartir objetos personales con sus familiares y amigos mientras duren los síntomas de la gripe.

Síntomas de AH1N1

Es importante visitar al médico ante la presencia de síntomas súbitos (repentinos) como:
*Fiebre elevada (mayor a 39 grados centígrados)
Tos no productiva (seca) y repentina y dificultad para respirar. La mayor parte de las personas con AH1N1 puede establecer casi exactamente el momento en que inició su tos.

Estos son los dos síntomas cardinales de la gripe AH1N1, que también suele causar:

Malestar general, mialgias (dolor de cuerpo) manifestaciones gastrointestinales (dolor abdominal y diarrea sobre todo en niños) y convulsiones febriles. 

Complicaciones más frecuentes

*Neumonía viral primaria.*El virus fertiliza el terreno para que lleguen bacterias, como el neumococo, a afectar los pulmones.
*Otras: Inflamación del corazón (miocarditis, pericarditis)

La vacunación

Las personas, principalmente aquellas dentro de los grupos de riesgo, deben vacunarse anualmente contra la influenza. Los menores de 9 años deben recibir dos dosis de las vacunas, mientras que para las personas mayores de 9 años,  adolescentes y adultos, con una dosis es suficiente.


La recomendación es que tan pronto esté disponible la vacuna autorizada por la Organización Mundial de la Salud cada año, las personas puedan vacunarse. En Venezuela, lo ideal sería vacunarse entre los meses de septiembre y octubre, para recibir inmunidad por un año, pero puede hacerse en cualquier momento.

Una vez colocada la vacuna, tarda entre 7 a 10 días para producir defensas. La protección disminuye entre los 9 y 12 meses posteriores a la vacunación, por lo que la recomendación para los grupos de riesgo es vacunarse anualmente contra la influenza.


El Centro de Prevención y Control de Enfermedades en Estados Unidos (CDC) recomienda la vacunación universal contra la influenza. Aunque todo el mundo debe recibir una vacuna contra la gripe cada temporada, es especialmente importante que los siguientes grupos de personas se vacunen, aplicando esta consideración para este tiempo de brote de AH1N1:


-Niños de 6 meses  a 4 años (menores de 5 años)-Personas de 50 años de edad y mayores.-Personas con enfermedad cardíaca, enfermedad respiratoria crónica, renal, neurológica, metabólica o crónica (diabetes)
-Pacientes inmunosuprimidos: Con cáncer, VIH, u otros trastornos del sistema inmune (previa consulta con el especialista)
-Mujeres embarazadas (preferiblemente, después del primer trimestre del embarazo, que es el período de “embriogénesis” , que se inicia tras la fertilización de los gametos para dar lugar al embrión)- Las personas que viven en hogares de ancianos y otras instalaciones de cuidado a largo plazo-Personas con obesidad mórbida.-Profesionales de la salud
-Las personas que viven con o cuidan a personas en alto riesgo de complicaciones por la gripe.
-Personas con contactos intradomiciliarios con niños menores de 5 años o personas mayores de 50 años.

HIPERTENSIÓN PULMONAR

La hipertensión pulmonar tiene muchas causas, por lo que el pronóstico y el tratamiento pueden variar.

Dres. Kiely DG, Elliot CA, Sabroe I, Conddliffe R
BMJ 2013;346, Abril.

 

¿Quién sufre HP y cuál es la importancia de la clasificación?

La HP idiopática es rara y el médico de atención primaria probablemente no llegue a ver ningún caso. Por el contrario, la HP es alta en ciertos grupos, como los que padecen esclerosis sistémica (9%), hipertensión portal (2-6%), cardiopatía congénita (5-10%) y VIH (0,5%). Entre el 0,5% y el 4% de los pacientes con embolia pulmonar aguda presentan HP.

La clasificación es esencial para determinar el tratamiento y el pronóstico. Para la HP primaria y la HP tromboembólica crónica existe tratamiento específico. En cambio, en la HP por insuficiencia cardíaca izquierda y la HP por enfermedad pulmonar, el tratamiento está dirigido a la enfermedad subyacente y no se recomiendan los tratamientos empleados para la HP primaria.

La mediana de supervivencia en la HP idiopática no tratada es de 2,8 años, pero registros más recientes observaron una supervivencia de hasta 5 años, en especial entre los más jóvenes. La HP secundaria a esclerosis sistémica tiene peor pronóstico que la idiopática, mientras que sucede lo contrario con la HP secundaria a cardiopatía congénita. El surgimiento de HP en pacientes con enfermedad cardíaca o pulmonar empeora el pronóstico de la enfermedad de base.

¿Cuáles son los síntomas y los signos de la HP?

La HP generalmente comienza con disnea progresiva y se puede producir síncope cuando hay insuficiencia del ventrículo derecho. El edema y la ascitis son signos tardíos. El paciente puede sufrir angina de pecho y arritmias, especialmente aleteo auricular con descompensación hemodinámica súbita. En el síndrome de Eisenmenger y en la HP por tromboembolia, puede haber hemoptisis.

El segundo ruido cardíaco está aumentado en intensidad, hay soplo de insuficiencia tricuspídea, aumento de la presión venosa yugular y por último edema y ascitis. Hay que buscar enfermedades asociadas del tejido conectivo y hepatopatías.

Se debe sospechar HP idiopática en todo paciente con disnea, en ausencia de insuficiencia cardíaca izquierda o enfermedad pulmonar y evaluarlo sistemáticamente. Hay protocolos para la detección sistemática en grupos de alto riesgo. Los centros reumatológicos estudian anualmente a los pacientes con esclerosis sistémica y los posibles receptores de un trasplante hepático se estudian habitualmente para descartar hipertensión portopulmonar. La disnea persistente tras embolias pulmonares debe alertar sobre la posibilidad de hipertensión pulmonar tromboembólica.

¿Qué estudios se deben realizar ante la sospecha de HP?

Se realizarán los estudios básicos: electrocardiograma, radiografía de tórax y pruebas de función pulmonar a fin de identificar otra causa de disnea. El electrocardiograma puede mostrar signos de sobrecarga ventricular derecha y la radiografía de tórax agrandamiento de las arterias pulmonares o cardiomegalia en el 80-90% de los casos con HP idiopática. Sin embargo, el electrocardiograma y la radiografía de tórax normales no excluyen la HP. Puede haber reducción en la transferencia de gases, es decir la capacidad del pulmón para transferir el gas inhalado a la sangre.

Por último se realizará ecocardiografía, que puede estimar la presión arterial pulmonar sistólica, junto con otros hallazgos ecocardiográficos de hipertensión pulmonar, si bien la HP se define por la presión media de la arteria pulmonar mediante cateterismo derecho.

Si los estudios iniciales sugieren HP, se necesitan otros estudios para confirmar el diagnóstico y determinar la causa y la gravedad. Si se sospecha enfermedad grave se debe derivar sin demora al paciente a un centro especializado. La clasificación del tipo de HP y la evaluación de su gravedad exigen la integración de datos clínicos, fisiológicos y radiológicos.

Se realizarán estudios inmunitarios y pruebas para el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) que es una afección que puede causar HP. Otro elemento diagnóstico es el péptido natriurético cerebral, que también tiene importancia pronóstica. Las concentraciones bajas de este marcador al inicio y la mejoría durante el seguimiento se asocian con mejor evolución.

La prueba ergométrica sobre cinta deslizante tiene valor para evaluar la gravedad de la HP, el pronóstico y la respuesta terapéutica.

Estudios por imágenes
El estudio de perfusión pulmonar con isótopos es de gran sensibilidad para diagnosticar la HP por tromboembolia crónica y cuando es normal excluye este diagnóstico. La tomografía computarizada pulmonar de alta resolución permite ver el árbol arterial pulmonar y muestra numerosos signos de importancia diagnóstica; algunos de ellos son sutiles y pueden pasar inadvertidos para el radiólogo de poca experiencia.
Las imágenes de resonancia magnética tienen la ventaja de no producir radiación y permiten evaluar cuantitativamente la función y la estructura cardíaca, el pronóstico y la respuesta terapéutica.

Cateterismo cardíaco
Si los estudios no invasivos apoyan el diagnóstico de hipertensión pulmonar, es necesario el cateterismo cardíaco para confirmarlo por medición directa de la presión pulmonar. Otro estudio de valor diagnóstico para la HP por tromboembolia es la arteriografía pulmonar por cateterismo derecho. Este método permite determinar el volumen minuto cardíaco, la presión capilar de enclavamiento, que equivale a la presión de la aurícula izquierda. El aumento de este último parámetro sugiere HP secundaria a patología en el corazón izquierdo. Los cambios en la saturación de oxígeno entre las cavidades derechas sugieren un cortocircuito intracardíaco. Las pruebas de vasorreactividad con óxido nítrico inhalado identifican pacientes con HP idiopática que pueden responder al tratamiento prolongado con bloqueadores de los canales de calcio. Una respuesta positiva es la reducción de ≥ 10 mm Hg de la presión media de la arteria pulmonar y a menos de 40 mm Hg sin que se produzca caída del volumen minuto.

Tratamiento

Tratamiento de apoyo
• Los pacientes con HP secundaria a tromboembolia necesitan anticoagulantes.
• Los diuréticos pueden ser útiles para tratar la insuficiencia cardíaca.
• La digoxina y la oxigenoterapia prolongada también están indicadas, pero no hay estudios basados en la evidencia que confirmen su utilidad.
• Se recomienda la administración anual de vacuna antigripal.
• Se debe evitar el embarazo, ya que la mortalidad materna es alta en estos casos. Los anticonceptivos con progesterona sola- desogestrel oral, medroxiprogesterona intramuscular e implantes de etonogestrel- evitan los efectos protrombóticos de los anticonceptivos orales combinados. La anticoncepción hormonal de emergencia está indicada después del coito no protegido.

Tratamiento médico específico
• Bloqueantes de los canales del calcio: Aproximadamente, el 10% de los pacientes con HP idiopática responden a la prueba de vasorreactividad durante el cateterismo derecho. La mitad de los pacientes responden satisfactoriamente al tratamiento con bloqueantes de los canales del calcio, como el diltiazem (480-720 mg/día) o la  nifedipina ajustada a 60-120mg/día

• Prostanoides: el iloprost por inhalación, que posee una vida media de 30 minutos, administrado 7 veces por día mejoró la capacidad funcional y la función hemodinámica. El mismo beneficio se observó en un estudio aleatorio controlado por placebo de gran envergadura con el treprostinil, que posee una vida media de 4 horas.

• Antagonistas de los receptores de endotelina: se aprobó el empleo del bosentan y del ambrisentan que se administran por vía oral y mostraron ser eficaces en estudios controlados. El bosentan puede producir daño hepático reversible y por lo tanto, se deben realizar hepatogramas mensuales.

• Inhibidores de la 5-fosfodiesterasa: el sildenafil y el tadalafil, inhiben a la 5-fosfodiesterasa, que degrada al óxido nítrico que aumenta la relajación vascular pulmonar y reduce la proliferación celular. Estos fármacos tienen importantes interacciones con los nitritos, por lo que su empleo simultáneo está contraindicado.

Desafíos a futuro

Investigar los mecanismos de esta enfermedad y crear nuevos tratamientos es un desafío. Datos recientes indicaron la eficacia del macitentan (receptor del antagonista de la endotelina) y el andriociguat (vía del óxido nítrico a través de la estimulación de la guanolatociclasa soluble). También se está investigando el selexipag, agonista del receptor de prostaciclina. El imatinib, inhibidor de la tirosina cinasa, fue retirado recientemente del mercado por preocupaciones sobre su seguridad. Hay estudios en marcha con células madre. Interesa la función de tratamientos mecánicos, como la resincronización cardíaca y los dispositivos para asistir al ventrículo derecho en la HP. Se está investigando la angioplastia con balón de la arteria pulmonar en pacientes con HP tromboembólica crónica en los que no se puede efectuar endarterectomía pulmonar.

La atención de estos pacientes a través de centros especializados se recomienda en todo el mundo como una manera costo eficaz de proporcionar atención de calidad.

Los pacientes y sus organizaciones respectivas abogan por la educación sobre la enfermedad, la provisión de apoyo psicológico y el acceso a cuidados sociales y paliativos que son clave para mejorar la calidad de vida de los pacientes con hipertensión pulmonar.

 

INSUFICIENCIA CARDÍACA: LO QUE NO SE PUEDE DEJAR DE SABER

La clínica y el uso racional de los estudios complementarios en una guía para el médico de atención primaria.

Tushar Kotecha, cardiology specialist registrar, Kevin Fox, consultant cardiologist
BMJ 2013;346:f2442

Puntos de aprendizaje
• Los pacientes con síntomas sugestivos de insuficiencia cardiaca que han tenido un infarto de miocardio o tienen una concentración elevada de péptido natriurético tipo B deben ser remitidos a un cardiólogo para una evaluación adicional

• Un electrocardiograma normal y una determinación del péptido natriurético tipo B <35 pg / mL (o pro-péptido natriurético tipo B N-terminal <125 pg / ml) tienen un alto valor predictivo negativo para la insuficiencia cardíaca en cuadros no agudos.

• Determinaciones del péptido natriurético B > 400 pg / ml o del pro-péptido natriurético tipo B N-terminal> 2000 pg / mL predicen mal pronóstico por lo que estos pacientes debe ser derivados a un cardiólogo dentro de las dos semanas

• La ecocardiografía sigue siendo la técnica de elección para confirmar el diagnóstico de insuficiencia cardíaca.

Viñeta clínica:

Un hombre de 70 años de edad consulta a su médico de familia con una historia de cuatro semanas de disnea de esfuerzo. En la actualidad se encuentra medicado con bendroflumetiazida 2,5 mg al día para la hipertensión y utiliza inhaladores para la enfermedad pulmonar obstructiva crónica. No tiene antecedentes de enfermedad cardíaca. Su hermano tuvo un infarto de miocardio a los 70 años. El paciente fumaba 20 cigarrillos al día, pero dejó de fumar hace dos años, negó el exceso de alcohol. En el examen, su presión arterial era de 150/95 mm Hg con un pulso de 90 latidos/min. Los ruidos cardíacos eran normales y en la auscultación tenía crepitantes inspiratorios bibasales y sibilancias dispersas. Su presión venosa yugular no era visible y tenía edema de tobillo bilateral leve.

 

¿Cuáles son las próximas investigaciones?La disnea es una presentación común en la medicina general y en urgencias. El diagnóstico clínico de la insuficiencia cardíaca puede constituir un reto como signos ya que sus síntomas pueden ser no specíficos.1 En el Reino Unido las directrices de 2010 del Instituto Nacional para la Salud y la Excelencia Clínica (NICE) recomiendan que cuando se sospecha insuficiencia cardíaca, las investigaciones iniciales que se enumeran a continuación son útiles en la atención primaria.

Electrocardiograma

Un electrocardiograma puede obtenerse de inmediato y proporciona información útil sobre el ritmo cardíaco y la conducción eléctrica. También puede mostrar evidencia de hipertrofia ventricular izquierda o de infarto anterior (con la presencia de ondas Q). Un electrocardiograma normal tiene un valor predictivo negativo del 90% para excluir falla cardíaca sistólica3.

Radiografía de tórax

En nuestro caso, la historia del paciente y los resultados clínicos requieren de una radiografía de tórax para buscar signos sugestivos de insuficiencia cardiaca (tales como edema pulmonar, derrame pleural o redistribución superior del flujo venoso) y para descartar otras causas de disnea, como la infección respiratoria o una malignidad pleuro – pulmonar.

Péptido Natriurético

Las concentraciones séricas, tanto de péptido natriurético tipo B como del péptido natriurético tipo B N-terminal, se encuentran elevadas en la insuficiencia cardíaca y se correlacionan con la severidad4.

El aumento del estrés parietal por sobrecarga de volumen o de presión en la insuficiencia cardíaca activa al gen del péptido natriurético tipo B en los cardiomiocitos5 liberando péptido natriurético de tipo B biológicamente activo y el fragmento aminoterminal inerte pro-péptido natriurético tipo B N-terminal.

El péptido natriurético tipo B cumple estas funciones biológicas:

  • Estimula la natriuresis
  • Estimula la vasodilatación
  • Inhibe a la renina
  • Inhibe a la aldosterona
  • Inhibe a la actividad nerviosa simpática.

En las personas sanas, las concentraciones circulantes de ambos péptidos natriuréticos son generalmente muy bajas. -Péptido natriurético tipo B >100 pg/ml y pro-péptido natriurético de tipo B y N-terminal > 900 pg/ml de cada uno tienen una sensibilidad de 90% para el diagnóstico de insuficiencia cardíaca4 6.

Ambos son predictores de pronóstico de mortalidad y de eventos adversos cardiovasculares y, cuanto mayor es la concentración, peor es el pronóstico (en forma lineal)7 .

Adicionalmente, los datos de ensayos clínicos sugieren que una caída de más de 30% en la concentración de péptido natriurético en el tratamiento confiere un mejor pronóstico que la falta de descenso8 aunque las directrices actuales del Reino Unido no recomiendan su determinación seriada2.

La determinación del Péptido Natriurético es una herramienta útil para excluir la insuficiencia cardíaca y para reducir las derivaciones para ecocardiografía cuando la disponibilidad es limitada o puede ser demorada9.

Con un valor de corte de 35 pg/ml, el péptido natriurético tipo B ofrece un valor predictivo negativo del 93%10 Para el pro-péptido natriurético tipo B N-terminal, un valor <125 pg / ml proporciona un valor predictivo negativo del 97%10

Las concentraciones de péptidos natriuréticos pueden estar incrementados modestamente en ausencia de la insuficiencia cardíaca. Es de destacar que los resultados en personas obesas son menores de lo esperado.4

Causas de concentraciones moderadamente elevadas de péptidos natriuréticos en ausencia de insuficiencia cardíaca4
• Hipertrofia ventricular izquierda
• Isquemia cardìaca
• Taquiarritmias
• Hipoxemia
• Enfermedad pulmonar obstructiva crónica
• Diabetes mellitus
• Insuficiencia renal
• Cirrosis hepática
• Septicemia

La guía NICE recomienda que los pacientes con péptido natriurético tipo B > 400 pro-péptido natriurético de tipo B pg / mL o N-terminal >2000 pg / mL deben ser vistos por un cardiólogo dentro de dos semanas, ya que las concentraciones de esta gama tienen una pobre pronóstico2.

Aquellos con sospecha de insuficiencia cardíaca e infarto de miocardio previo deben ser referidos para ecocardiografía independientemente de la concentración del péptido natriurético2.

Dado el alto valor predictivo negativo del electrocardiograma y de los péptidos natriuréticos, un electrocardiograma normal y concentraciones de péptido natriurético tipo B <35 pg / mL (o pro-péptido natriurético tipo B N-terminal <125 pg/ml) hacen que el diagnóstico de insuficiencia cardíaca resulte muy poco probable en situaciones no agudas1 9.

Otras pruebas de sangre

Otras pruebas de sangre, que pueden ser solicitadas antes de la derivación al especialista, deben incluir las pruebas enumeradas continuación1 2.

Recuento sanguíneo completo: La anemia puede precipitar la insuficiencia cardiaca o proporcionar una explicación alternativa para la disnea. La neutrofilia puede sugerir un componente infeccioso de la disnea.

Pruebas de función renal: el fallo de la función renal puede causar sobrecarga de líquidos. Alrededor del 87% de los pacientes con insuficiencia cardíaca tienen un aclaramiento de creatinina <90 ml/min y esto implica un peor pronóstico11.

Determinar la función renal basal es esencial, ya que el tratamiento de la insuficiencia cardíaca con inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA) y diuréticos puede empeorar la función renal y causar un desequilibrio electrolítico.

Pruebas de función hepática: las pruebas de función hepática alteradas con un cuadro de obstrucción puede indicar congestión hepática resultante de la insuficiencia cardiaca derecha. La hipoalbuminemia puede causar retención de líquidos lo que conduce al edema periférico.

Perfil lipídico: la hiperlipidemia aumenta el riesgo cardiovascular y requiere un tratamiento adecuado.

Glucosa o hemoglobina A1c: Utilice esta opción para establecer la presencia de diabetes, que a menudo se produce junto con la enfermedad cardíaca.

Pruebas de función tiroidea: el hipotiroidismo subclínico y el hipertiroidismo confieren un mayor riesgo de desarrollar insuficiencia cardíaca y requieren tratamiento apropiado12.

Cuando el diagnóstico de la insuficiencia cardíaca es incierto

Cuando el diagnóstico de la insuficiencia cardíaca es incierto, otras investigaciones, como la espirometría y las pruebas de función pulmonar pueden ser solicitadas. Adicionalmente, 9-41% de los pacientes con insuficiencia cardíaca tienen comorbilidades consistentes en enfermedades pulmonares como EPOC y requieren del tratamiento óptimo de ambas.

La guía NICE recomienda derivar a los pacientes con sospecha de insuficiencia cardíaca a los servicios especializados en cardiología, que pueden establecer el diagnóstico, investigar la etiología, y empezar tratamiento2 Las investigaciones adicionales del cardiólogo pueden incluir la ecocardiografía, la angiografía coronaria, y la resonancia magnética cardiaca.

Ecocardiografía

La ecocardiografía sigue siendo la técnica de imagen de elección para confirmar el diagnóstico de insuficiencia cardíaca1 2 Se puede utilizar para evaluar los volúmenes de las cámaras y el espesor de pared sistólica del ventrículo izquierdo así como la función diastólica, la función ventricular derecha, y descartar enfermedades valvulares1.

Angiografía coronaria

Considere la angiografía coronaria para evaluar la presencia de la enfermedad de las arterias coronarias que han demostrado ser la causa de la insuficiencia cardiaca en aproximadamente la mitad de los pacientes menores de 75 años1 14Realizar este estudio sólo después de que el tratamiento de cualquier descompensación aguda de la insuficiencia cardíaca haya sido completado y sólosi la intervención coronaria se considerara oportuna.

La angioplastia percutánea o la intervención quirúrgica pueden estar indicadas si existe evidencia de angina o isquemia inducible en pruebas funcionales (como la ecocardiografía de estrés o gammagrafía de perfusión miocárdica) 15 16

Resonancia magnética cardiaca

La resonancia magnética cardíaca puede ser útil en pacientes en los que las imágenes ecocardiográficas son subóptimas o la etiología de la insuficiencia cardiaca sigue siendo oscura1 Es particularmente útil cuando se sospechan enfermedades inflamatorias o infiltrativas. La resonancia magnética cardíaca proporciona las medidas más precisas y reproducibles de volumen, masa, y el movimiento de la pared, pero su uso está limitado por el costo y disponibilidad1.

 

Evolución del caso clínico planteado

El electrocardiograma de nuestro paciente presentó bloqueo de rama izquierda y la determinación del péptido natriurético tipo B se elevó hasta 1100 pg / mL, lo que motivó la derivación inmediata a un cardiólogo para una evaluación adicional.

La radiografía de tórax mostró campos pulmonares hiperexpandidos consistentes con  enfermedad pulmonar obstructiva crónica, con edema pulmonar leve.

La ecocardiografía mostró insuficiencia sistólica ventricular izquierda moderada con válvulas normales, lo que confirma la insuficiencia cardíaca.

El tratamiento se inició inmediatamente con un diurético de asa, antagonistas de la aldosterona, y un inhibidor de la ECA. La Bendroflumetiacida fue suspendida.

La angiografía coronaria mostró enfermedad ateromatosa difusa, lo que sugiere enfermedad de la arteria coronaria como la causa de su insuficiencia cardíaca.

Unas semanas más tarde se ajustó la dosis del inhibidor de la ECA y se agregó un fármaco bloqueador β, resultando en una mejora sustancial de su disnea.